3 de cada 10 consumidores creen que hay que reducir el consumo

También baja el porcentaje de los que creen que hay que mantener el nivel de consumo (61%).
28 julio 2020
mujer ante un stand de supermercado
pepe martinez
Pepe
Martinez

Kantar Business Development & Neuroscience Director, España

Contacta

La crisis COVID-19 ha hecho que las actitudes de fondo hacia el consumo hayan cambiado y un 33 % de los consumidores creen que es el momento de reducir los niveles de consumo. Paralelamente baja 7 puntos el porcentaje de los que creen que hay que mantener el nivel de consumo (61%).

Ante esta situación, en los próximos meses se empezará a ver un clima favorable en la preferencia por las marcas blancas, pasando del 27% en el último periodo del 2019 al 38 % de los españoles que opinan que en los próximos meses será mejor decantarse por las marcas de distribución debido principalmente a los buenos precios. Este valor se sitúa al mismo nivel de los españoles que opinan que es mejor comprar marcas conocidas por la seguridad que ofrecen (37%), cifra que se ha mantenido estable frente al anterior periodo. Por su parte, se observa un notable descenso entre los consumidores que hablan de que es mejor probar entre varias marcas (actualmente un 19%). No parece un momento para buscar nuevas marcas, sino que los consumidores parecen querer ajustarse a los seguro y conocido.

En lo que respecta a la valoración del momento para realizar compras, como era de esperar, se ha producido una caída de la valoración del momento para comprar todos los productos y servicios y los únicos que se mantienen en valores positivos son los alimentos, los productos de droguería y belleza, las actividades de formación y los electrodomésticos pequeños.

Todo lo relacionado con el consumo de ocio ha caído sensiblemente: viajes de fin de semana, vacaciones en cruceros o largos viajes, salir de bares o restaurantes, etc. La combinación de restricciones de desplazamientos, cautela económica y precaución ante la COVID-19 ha creado un clima depresivo sobre estos sectores.

También baja la valoración del momento de compra de los productos financieros, así como de todos aquellos aparatos y productos cuya adquisición puede postergarse, como es tecnología móvil, accesorios para el hogar o incluso ropa.

Para que se recupere la confianza en la compra de la mayoría de los productos deberá pasar tiempo o registrarse un rebote económico que ahora mismo la opinión pública no prevé, a pesar de que los indicadores de la economía están mostrando una recuperación, al menos, más rápida que las visiones pesimistas.

Contacta